Follow by Email

Agendalo, difundilo

Agendalo, difundilo

22/11/16

Todo ese cuento es un verso...

Hace mucho no encontraba el momento para escribir algunas líneas... pero hoy me siento especialmente motivada por cierto tema que me preocupa, y entristece así que me decidí a postear.
Actualmente vemos el incremento de matrimonios rotos y familias ensambladas, repercutiendo ésto de manera altamente nociva en los hijos, pero a fin de cuentas, es en ti en quien debes pensar, así te aconseja el psicólogo y la mayoría de tus amigas ¿cierto?
El mundo te dijo "Mujer liberate", libera tu cuerpo y tu mente de ataduras, el mundo te dijo: Vive!!!!!!!! Y olé -¿Y cómo vives ahora? ¿Libre,  feliz, realizada?  Abandonaste el esposo o no te casaste, elegiste no realizar tareas del hogar porque pareciera que es una deshonra, delegaste el cuidado de tus hijos a niñeras o abuelas y deslindaste a la escuela la educación que a los padres corresponde. ¡Muchos cambios! Terribles por cierto, nos estamos quedando sin "padres".
Todas esas cuestiones son demasiadas cargas y obligaciones impuestas por una arcaica y nefasta sociedad machista... asi te dijeron. Y ahora librada de esas cadenas tu felicidad pareciera ser completa, te sientes resuelta y autorealizada. Manejas tu propio auto, vistes a vanguardia, asistes semanalmente a todo evento social que te inviten. Estas a full. Trabajas fuera de casa para ganar mucha pasta, para que te alcance para cubrir la cara matrícula del colegio de tu hijo, porque consideras que así le aseguras el mejor futuro. También debes ganar suficiente para adquirir un auto costoso y estar a tono con el resto de tus "amigos", porque no puedes ser menos. ¿Me equivoco? También debemos ahorrar para hacer viajes lejos,  no podemos sentirnos avergonzadas diciendo que no pudimos viajar... que horroroso! La plata nos hace sentir mas... ¿persona? Jaja ¡no! Nos enseñaron que No podíamos ser menos !!! ¿Menos que Qué? 
Te agotas demasiado por vivir corriendo para satisfacer la ambición desmedida y descontrolada que el mundo de hoy te exige, dices que necesitas bajar el nivel de stres.  Estas ahí, siendo parte de esa gran mentira, queriendo mostrar aquello que te exprime, te agota, te desgasta pero que consideras justo... caiste en la trampa, pero nadie te lo dijo porque casi todos forman parte del mismo juego.  No tienes la libertad de soltar ese peso que te agobia. No te animas a ser tu misma, temes ser señalada por no ser parte de aquella gran mayoría. 

Me decidí a escribir sobre este tema, motivada por los tantos niños y adolescentes que sufren el mal trato de una sociedad de quien son víctimas, y que los mayores les hacemos formar parte y no nos hacemos cargo del resultado, queriendo siempre echar la culpa a "otro", porque nos encanta delegar. Esto es abandono, es irresponsabilidad y negligencia, siempre disfrazada de injustificadas respuestas.
Somos responsables de nuestros hijos, nosotros los padres, no la escuela, ni el vecino, ni el abuelo. He oido infinitas veces a padres decir que su hijo es "asi, por culpa de". Existen casos puntuales que una mamá deba salir a trabajar fuera de casa y dejar a sus hijos al cuidado de otro, pero son las menos. Hoy dia la mujer elige salir a trabajar para satisfacer caprichos consumistas, no por necesidad. Y es aqui donde comienza el problema para nuestros hijos... porque necesitan una MAMÁ  a su lado, que forme, que dialogue, que acompañe, que comprenda, que guíe, que contenga, forje valores y que ayude a arraigar su fe en Dios.

Adolescentes tristes buscan refugio en drogas, boliches, alcohool, brujería, prostitución, etc... siempre tratando de cubrir espacios que debieron ser satisfechos de AMOR, del primer amor.... el amor de madre. Un niño con esta base amorosa y protectora es un futuro adulto potencialmente seguro, a quien sus padres contribuyeron para que tuviera una sólida autoestima y al que difícilmente logren engañar... porque se le enseñó a pensar.

No te comas el verso de que el no tener hijos, o vivir la vida loca, como dicen, te hará mas felíz... porque lo que brinda felicidad es lo substancialmente bueno, y todo lo bueno, viene de Dios y exige un dulce comportamiento moral que conduce a una vida ordenada, sana y verdaderamente feliz.

Los dejo con este pensamiento que luego seguiré ampliando.

Gracias por leer.

Una simple mamá.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.