Follow by Email

Agendalo, difundilo

Agendalo, difundilo

♥ Estrellita




Mi estrellita... como un sueño tenerla, tierna, dulce, frágil y buena.
A pocas horas de ella nacer comprendí que solos no podíamos nada, que sin la ayuda de Dios no podíamos vivir, era andar como a oscuras, a la deriva, y por la luz yo quería ir... entonces fue luchar contra viento y marea por su vida, una vida corta, como ráfaga de viento, pero rica y provechosa para toda vida que ella tocó.
Llegó a nuestra vida por corto plazo y quedó como en medio de una nada brillando, guiando por toda la eternidad, mandando algo de luz a los corazones que un dia le conocieron.
Pienso que sin esa lucecita yo no hubiera mirado fijo al cielo, a donde un día -dije- quiero ir... y Él me escuchó. Aquella inmensidad te llama, te atrapa, y si por ella no fuera,  desviaba la mirada.
Brevemente les contaré la historia de María Paz esperando pueda ayudar a quien necesite.
Mi segunda hijita, a quien esperaba sana.
 Los estudios pertinentes resultaban bien durante el embarazo, como también los controles en cada cita. Pocas semanas antes de la fecha estipulada de parto, comencé a sentir molestias atípicas, como asi también escasos movimientos de la niña, razón por la cual acudí con urgencia a la médica. Ésta me dijo que no me preocupara, que todo estaba bien, que todo eran ideas mías y que esperara a las 9 lunas... no podía convencerla de que presentía que algo no andaba bien. Por la madrugada se produjo un abrupto desprendimiento de placenta, salimos al instante para la clínica. Una vez allí pasamos horas en la sala de espera porque no atendían ni entendían que se trataba de una urgencia. Luego de 2 hs me internan y pasamos tres horas mas en la pieza esperando el médico... mientras el sangrado y las contracciones se hacían cada vez mas intensos. Tanto dolor y desesperación había en mi, que no podía contener la angustia, comencé a pedir a gritos el médico, por esa causa me llevan a quirófano, donde arremeten a insultos para que callara. Lo mas fácil para controlar la situación, que se les escapaba de las manos, fue sedarme, me suministraron anestesia total mientras María Paz alcanzó a nacer por parto natural, sin alguna ayuda. Los tomó de sorpresa mientras la médica, que a últimas horas ingresaba, se estaba colocando los guantes. Hasta ahí yo estaba despierta.
Recibió tres reanimaciones, según dijeron nació muerta, pero nada de lo que allí sucedió supimos en verdad. Resultó tener como consecuencia de la mala atención, un corte en la nuca que no quisieron decir como se produjo, según legistas fue un corte hecho por cierto elemento cortante, como algún instrumento quirúrgico. 
Estuvo 2 meses internada en neonatología, por hipoxia grave, en un instituto privado. Allí vi varios niños morir y faltos de buenos tratos... me resistía a creer que aquello fuera un negocio, pero aprendí que si lo es, y allí mismo me propuse, desde aquel entonces, no caer en la banalización de la vida. ¡No quiero, no puedo, no debo! 
Mi estrellita estuvo en contacto físico con nosotros 4 años. Nunca habló, no sonrió ni se movió producto de tanta sedación por espasticidad y convulsiones. Su lesión era muy grande, y bien sabemos la neurología no ha hecho grandes avances.
 La devolvimos a Dios, partió teniéndola yo en brazos. 
Agradezco todo de cuanto Dios se valió para demostrarnos que no estábamos solos, que nos AMA siempre, incondicionalmente. La fe nos llevaba por esos caminos. El encuentro con El es maravilloso, y hay dolor que sabe compensar.
Estamos bien, aunque yo sienta a veces explotar el corazón en los cumpleaños infantiles, los bautismos, o colegios porque "algo" trae su recuerdo, y su recuerdo es Amor que siempre llora porque algo añora, porque siente, pero no hay que dar mas explicación, son las cosas del corazón.
Te deseo mucho amor y paz a tu vida. El Señor te inunde de Su presencia.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.